El idioma francés y su interesante historia

    El idioma francés es uno de los más hablados en el mundo.  Se deriva del latín, como todas las lenguas románticas. Su historia es una de las más interesantes en la lingüística y aquí te contaremos  algunos aspectos sobre su evolución a través del tiempo. 

    La expansión del Imperio Romano fue el comienzo de todo

    Cuando los romanos conquistaron gran parte de Europa, el latín comenzó a esparcirse por todos los territorios. Solo algunas lenguas originarias lograron mutar sin su influencia, pero en otros pueblos, se comenzaron a crear dialectos basados en el latín y fue así como comenzó la historia del idioma francés

    El primer documento escrito en francés del que se tiene registro, fue escrito por dos nietos de Carlomagno, el rey de los Francos en el año 842, se le conoce como el Juramento de Estrasburgo. Cabe resaltar que, no es un francés perfecto, sino una especie de dialecto que se utilizaba en el norte. Por eso, es el punto de partida para entender de dónde proviene la lengua francesa.

    ¿Qué es un dialecto? Una variación de una lengua que se desarrolla entre los hablantes de un territorio específico. El francés comenzó siendo un dialecto del latín.

    Comenzó llamándose ‘Francien’ y fue establecida como la lengua oficial por un documento llamado “Ordenanza de Villers-Cotterêts”. La misión del documento era estandarizar la forma de comunicación para garantizar que todos los habitantes del territorio se pudieran comunicar. 

    El ‘Francien’ enseguida se extendió por el territorio y comenzó a ser la musa de cientos de escritores y religiosos de la época. Todos los dialectos fueron reemplazados progresivamente en la medida que se comenzó a propagar la belleza de la pronunciación y la gramática. Nadie se resistía al francés. 

    La importancia del idioma francés para los franceses

    El patriotismo de los franceses los llevó a defender su lengua para mantenerla con vida. El idioma francés se convirtió en un elemento fundamental de la idiosincrasia del país, es tan importante, que incluso siendo la “Ordenanza de Villers-Cotterêts”,uno de los documentos más antiguos de la historia, aún sigue vigente.

    Preservar el idioma francés era y es un acto de amor por su país, sus costumbres y sus tradiciones. En la Ordenanza, hay artículos que todavía se mantienen vigentes casi 500 años después.

    Una de las formas de garantizar el uso del idioma francés,  fue convirtiéndolo en el idioma oficial de la justicia. Es por ello  que en todos los procesos judiciales, se debía hablar francés y no latín. Esto forzaba a los ciudadanos y a los miembros de la corte,  a aprenderlo.

    El nacimiento de La Academia Francesa

    Cuando el amor por las artes comenzó a florecer y cientos de escritores tenían la ilusión de transformar sus ideas en papel, para lograrlo, debían dominar el idioma francés.

    Con el propósito de estandarizar las normas de comunicación, escritura y lenguaje, en pleno siglo XVII, se creó La Academia Francesa, una institución con la responsabilidad de unificar todas las normas y crear finalmente un abanico de reglas que permitieran que cualquier ciudadano pudiera hablar correctamente el idioma francés.

    Querían hacer del idioma francés, una lengua que permita abordarlo todo sin ningún tipo de límites. Volverla invencible, fuerte, elocuente y lo suficientemente flexible para evolucionar con el tiempo sin perder los preceptos originales. 

    El primer diccionario de la historia del francés, nació bajo el seno de esta Academia en 1694. Además de tener cientos de palabras, incluía ciertos detalles de comportamiento y tradiciones. Una especie de manual para los franceses.

    Tiempo después, inspirados por la osadía de La Academia, escritores como; Antoine Furetière, César-Pierre Richelet y Claude Favre, decidieron  crear sus propias versiones agregándole cada vez más palabras y detalles del comportamiento. 

    La misión de todos era la misma: honrar al idioma francés. 

    Academia francesa en Paris
    Academia francesa en París

    “Les immortels” 

    La Academia Francesa, siglos después de su creación, sigue existiendo con su misión intacta.

    Es un organismo casi inmutable, sus miembros son únicamente grandes escritores o lingüistas que han contribuido positivamente a la cultura francesa. Son únicamente 40 y se les conoce como “Les immortels” que traduce al español: los inmortales. 

    Se les considera inmortales porque con sus obras lograron que el idioma francés tomara un refinamiento diferente. Le dieron elegancia e internacionalización al lenguaje gracias a sus corrientes de pensamiento.

    Es la academia lingüística con más prestigio de toda Europa. “Les immortels” son escritores que han tenido trascendencia universal como Victor Hugo, Jacques Cousteau, Claude Lévi-Strauss, Voltaire, el vizconde de Chateaubriand y Assia Djebar, entre otros grandes personajes, cuyos nombres han trascendido gracias a su dominio de la lengua.  

    El idioma francés y su historia como lengua romance

    Las lenguas romance son todas las que derivan del latín. Proveniente de un lenguaje tan romántico como fue el latín, comparten ciertas características fonéticas que los hacen románticos, sensuales y agradables al oído.

    Existen más de 44 lenguas derivadas del latín. Dos de las que más se asemejan entre sí, son el idioma francés y el español. Aquí tienes cinco aspectos, que las hacen muy similares: 

    Sus orígenes:

    Ambas lenguas nacieron como una variación dialéctica del latín, y se transformaron con el paso de los años, logrando sobrevivir a las revoluciones culturales. Hoy son dos de los idiomas más hablados del mundo. 

    El alfabeto es casi igual entre el idioma francés y español:

    En ambas lenguas se utilizan casi las mismas letras para comunicarse. Esto hace que la comprensión sea más fácil porque comparten la misma base de creación. 

    Conjugaciones parecidas:

    Al momento de aprender un nuevo idioma, lo más complejo es manejar las conjugaciones verbales. El idioma francés y el español, manejan ciertas similitudes que hacen mucho más sencilla la comunicación y el aprendizaje.

    Gemelos de léxico:

    Aunque muchas palabras no se escriben igual, son fáciles de entender gracias a su pronunciación que es similar en ambos idiomas. Ejemplo: “Amor” en español y “Amour” en francés. Lo mismo pasa con “País” en español y “Pays” en francés.

    El idioma francés y los acentos:

    Ambos idiomas utilizan la figura de la acentuación en sus palabras. Aunque el francés tiene más tipos de acentos que el español, es una característica gramatical que comparten y que los hace similares a simple vista. 

    El idioma francés está lleno de historia y sobre todo, patriotismo y amor por Francia. 

    Cuando comiences a estudiar en mi curso de francés online, conocerás más sobre el idioma. Además, podrás indirectamente reforzar tus conocimientos del español, al tiempo que logras tu objetivo principal de aprender francés.

    Au revoir! 

    Déjame tu comentario

    Academia francesa en Paris